Los coches se convierten en el centro de atención cuando rugen los motores Ferrari