Parque Nacional El Ávila, el pulmón de Venezuela