Natal, la ciudad en la que siempre es verano