Cabo Vadillo, del entrenamiento a la ducha