Cabo Vadillo muestra cómo son los calabozos en una comisaría de Honduras