Diego Parrilla, socio de Quadriga, regresa a España para trabajar en un proyecto global