12 toallas sucias y una etnia diferente hacen estallar la mesa de la final