Se masca la tensión en el último desayuno