Hadas, un recortador de toros y la botella de albariño más grande del mundo en ‘Bienvenidos a mi hotel’