Un momento para inmortalizar: los huéspedes pintan un mural