Lucía y Kike calientan la habitación ¡con un secador!