Joan y Nuria reparten palos tras una comida llena de tensión y lágrimas