Javier sale espantado de la actividad que Kike y Lucía les ofrecieron: “Se va a llevar un cero patatero”