El hotel de Sonia: Un refugio en la naturaleza no apto para todos los bolsillos