Nada une más que una buena morcilla de Burgos