Esther y Fernando, indignados con la suciedad del baño: “Si viniera como cliente me hubiera marchado”