La espiritualidad más hippie y la tradición taurina confluyen en ‘Bienvenidos a mi hotel’