La falta de enchufes y el polvo bajan la nota al hotel de Norman y Ana