Un desayuno abundante y demasiada sinceridad en el hotel de Nuria y Paco