Crucifijos, espíritus, arañazos… los participantes alucinan en el hotel