Una comida exquisita calmó la tensión creada en la mesa por Nuria y Joan