Un chupito de chinchón calienta la competición antes de la gran final