César, a Areia: “Has sido rácana con la calefacción”