‘El bueno, el feo y el malo’, los huéspedes actúan como vaqueros