El albergue de la Estación del Río Lobos: un lugar para disfrutar como un niño