Miguel, Areia: “Tú eres un tipo de cliente que ningún hotel quiere”