María, a Silvia: “Te has metido con el alma de mi casa y eso es muy bajuno”