María y Miguel Ángel dan un puntito en la boca a las propietarias de Lantigua