Leila y Ananda tiran de Chen chi para acabar con los malos rollos