Lágrimas y una tensión a punto de explotar el jueves en La Tejera de Lozoya