Isabel y Pablo pecan por exceso en un desayuno “demasiado abundante”