Habitaciones demasiado baratas, tensión y desayunos abundantes en el estreno de ‘Bienvenidos a mi hotel’