Duchas con poca intimidad y algún fallo en la limpieza, los huéspedes examinan las habitaciones de ‘Casa del Castillo’