Areia estalla al verse bañada por la leche de la cabra