Areia, sobre las críticas a su alojamiento: “La envidia es una carcoma que te come por dentro”