Álvaro, a Alberto: “Vais a destruir en lugar de construir”