Alberto deja a Norman y Ana sin palabras: “Si tenemos que valorar la habitación, me tendríais que haber pagado dinero”