No hay tartas sin lágrimas: Rubén y Alba se derrumban ante sus creaciones