El sueño de Noemí Salazar hecho realidad: “Chupitos de brilli-brilli”