"Iker es un fenómeno, pero su dueño es otro"