El glamour de Duna, Rocky y Evans entre ovejas y gallinas no tiene desperdicio