¿El verdadero ‘cara sangrienta’?