Sarah Paulson irrumpe en la casa del crimen como médium