Amanduki lo tuvo en su mano