La caja de Alba llevaba 300.000 euros