Alba: más alegre que unas castañuelas