La familia Sosa, en la ruina