Los Sosa evitan el embargo