Los Sosa Guerrero tienen sólo 10 días para salvar su casa