Félix y Jota, ¡despedidos!